dimecres, 22 d’agost de 2012

UNA VIDA EN COMA cap.14

Me asome por la ventana y no vi a nadie,me fui a dormir.
Al día siguiente. 
Me desperté por que oí un objeto caerse. Me levante y fui a buscar de donde procedía ese sonido. Baje aquellas escaleras y encontré la responsable, Bella,  aquel jarrón con unas flores rojas había caído de una mesa próxima a la televisión y a los sillones. Fui a recoger esos trozos de jarrón esparcidos por el suelo y luego las rosas cuando cogí una vi que tenia una nota, la abri y ponia ''lo siento''. Que hacían aquellas rosas allí? Quien lo habría escrito? ''El''? 
Esto era muy raro me quede pasmada de todo. Tanto misterio tantas preguntas sin respuestas...
Era impresionante como 2 palabras se te pueden quedar rondando por tu cabeza recordándotelo una y otra vez ese ''lo siento''.

Recogí los trozos del jarrón y los tire a la basura. Luego busque un jarrón por toda la sala asta que halle uno en una estantería no llegaba a cogerlo así  que cogí una silla subí a ella y cuando estaba a punto de cogerlo algo se estampo contra la silla haciendo que me cayera en el duro y frió suelo no podía respirar debido a que me di en la espalda haciendo que se resintieran las costillas me dolía muchisimo un pequeño grito salio de mi antes que mis ojos se cerraran.

Abrí poco a poco mis ojos vi aquella sala blanca típica del hospital con goteros y vías de respiración en mi cara y cuello venas alternativas que llevan cosas raras a mi muñeca. 
Mire a mi alrededor allí no se encontraba nadie.

Se abrió la puerta y apareció mi madre mirándome, contenta. Vino y me beso la frente. Me contó que todo estaba bien y que podía volver a casa pero a guardar reposo. Me hicieron unas pocas pruebas antes de irme. Fui al coche subí en el y pensaba en lo que me paso para poder caer de la silla, supuse que fue el gato que empujo la silla, y lo deje correr.

Llegamos a casa, baje de aquel coche y fui hacia la casa. Mi madre abrió la puerta pase por delante del salón sin mirar otra cosa que las rosas que estaban en el jarrón que las quería poner yo.

Alguien garraspeo su garganta haciendo que mi atención se fuera de ese jarrón.






***
-El espejo enterrado-

3 comentaris:

  1. ¡Que feo esa caída! por suerte no fue nada grave y pudo volver a casa, mmm…estoy casi segura de que “el” mando las flores, ¿Quién mas sino? quizás Álvaro pero no creo…aun tengo mis dudas sobre la familia…síguela t.k.m aldy…

    ResponElimina
  2. Hooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooooola!, Jijijijijijijiji, encontre tu blog ahora es míiiiiiiiiiiiiiiiiiiiiio y soolo miiiiiiiiiiiiiiiio! (Soy muy avariciosa). jajajajajajajajajajaja. Bueno, ME ENCANTOOOOO!, seguro que es el el de las flores jejejejejejeje. Estoy segura, o su madre. Alguien que la quiere... Bueno esta buenisima tu nove, no la dejes, O TE MATO, ok no que si no no puedes escribir. Pues te hago un intercambio de cerebro con el de alguien para que me cuentes que pasa. Un beso, una cosa, ¿Te puedo agregar a tuenti?. Un beso.

    ResponElimina
  3. Hola cielo, a ver... me gusta mucho la novela pero mira te daré algún consejo... intenta narrar un poco mas, describir mas y mejor las situaciones y lo que siente cada personaje y así tu novela será mucho mejor. Un besazo :)

    ResponElimina

MUCHAS GRACIAS, POR COMENTAR! :))